No tenemos a mano picos de más de 3.000 metros; pero la Sierra de Madrid ofrece muchas posibilidades para la práctica de los denominados “deportes de aventura”, con parques dedicados a la escalada, el piragüismo o las tirolinas.

En Madrid no todo va a ser Valdebebas o el Calderón, por mucho que mole: también encontraremos ocasión para hacer ejercicio en esas modalidades que tanto ayudan a los ejecutivos a liberarse del estrés.